Accio

Accio

El Encantamiento de invocación (Accio) es un hechizo que invoca un objeto cara el lanzador. Es capaz de invocar un objeto hacia el lanzador, como cosas fuera de vista, llamando al objeto en voz alta tras el conjuro (salvo que el hechizo sea lanzado de forma no verbal). Este hechizo precisa pensar en él, y el objeto ha de estar claro en la psique del lanzador ya antes de procurar invocarlo. Lo opuesto al Encantamiento de Invocación es el Encantamiento de Destierro.

Efectos del hechizo Accio

El hechizo “Accio” te permite atraer un objeto hacia ti.

Según Wiki HP: “Como el Hechizo de Atracción es relativamente común, muchos lugares u objetos han sido protegidos de sus efectos. La fórmula debe ir seguida del nombre de la cosa a atraer”.

Historia hechizo Accio

El Encantamiento de Invocación es uno de los más viejos conocidos por los magos de la sociedad. El empleo más renombrado de este hechizo fue, conforme Miranda Goshawk, por los accionitas y su líder, Gideon Flatworthy.

En el tradicional cuento de magos “El Mago y la olla saltarina” de Los cuentos de Beedle el Bardo, el hijo del dueño original de la olla titular, convocó a un burro perdido que pertenecía a uno de sus compañeros aldeanos.

Este hechizo se enseña a cuarto año en la Escuela Hogwarts de Brujería y Hechicería en la clase de Encantos y se examina nuevamente en una quinta parte grado de los estudiantes en preparación para O.W.L.L.s. Este hechizo se halla en el Libro Estándar de Hechizos, Grado cuatro por Miranda Goshawk.

Lanzamiento y efectos

El Amuleto de Invocación no puede ser utilizado en edificios. Además de esto, no va a funcionar en seres vivos, si bien pueden ser movidos de forma indirecta invocando cosas que llevan puestas o bien manteniendo. Es peligroso convocarlos de esta forma, por el hecho de que viajan a una velocidad próxima a la de la luz y pueden resultar heridos en el proceso. La única salvedad famosa a esta regla son las lombrices, que normalmente no se consideran dignas de ser invocadas.

Cuanto más lejos esté el objeto deseado del lanzador, más bastante difícil va a ser invocarlo. Hermione Granger, no obstante, declaró que no importaba qué lejos estuviese el objeto – siempre que el lanzador lo tuviese meridianamente en psique, habría de ser capaz de invocarlo con facilidad.

La mayor parte de los recursos de hechicería vendidos desde el siglo veinte y principios del siglo veintiuno vienen preencantados con un encanto antirrobo para eludir que sean invocados por alguien que no sea su lícito dueño.

Etimologia

La palabra latina accio puede significar “llamo”, “invoco” o “acción”. En la traducción húngara, el hechizo se llama “Invito”, posiblemente de la palabra “invitar”.

Accio
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continuas utilizando este sitio, consideramos que estás de acuerdo con esto. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar