Protego

Protego

Dependiendo del Recuperable con el que estés luchando, Protego tendrá dos flechas diferentes. Uno que baja (como en la imagen de arriba) o uno que sube. No hay diferencia para el hechizo.

El Encantamiento de escudo (Protego) es un hechizo que resguarda al lanzador con un escudo invisible que refleja los hechizos y bloquea las entidades físicas. Las conjuraciones en ocasiones pueden rebotar de forma directa de ella cara el lanzador, o bien en otros casos, pueden rebotar en otras direcciones o bien desvanecerse tan pronto como golpean el escudo. Hay múltiples alteraciones del Encantamiento de escudo.

Conforme lo dicho en los libros, el encantamiento no puede detener maleficios muy potentes, con lo que probablemente no pueda bloquear maleficios imperdonables entre otros muchos hechizos.

Efectos del hechizo Protego

Encantamiento de escudo. Protege contra los ataques adversos.

Lanzamiento del hechizo Protego

Cuando se lanza, se conjura un escudo (generalmente) invisible delante de la varita del lanzador, creando una barrera protectora entre ellos y su atacante. Este escudo puede bloquear y reflejar una multitud de hechizos, como la mayor parte de los gafes, hexes, y maldiciones menores, como bloquear fuerzas físicas. No obstante, este escudo no es absolutamente inescrutable, puesto que no puede bloquear una Maldición Mortal.

La complejidad de lanzar un hechizo de escudo es parcialmente moderada. Fred y George Weasley se percataron de que la mayor parte de los magos adultos, aun los empleados por el Ministerio de Magia, no podían generar un encantamiento de escudo funcional (algo que no solo Harry Potter podría conseguir a los 14 años, sino asimismo daría a los miembros de la D.A.). Usaron esto a favor suyo al comercializar su línea de ropa protectora (sombreros, capas, etcétera), sobre la que se pusieron los encantamientos de escudo permanentes.

Historia del hechizo Protego

Se ignora quién fue el inventor del hechizo y dónde o bien en qué momento fue inventado.

El empleo más conocido del encantamiento  fue en mil cuatrocientos ochenta y cuatro, en la urbe de Poppleton, donde el tiránico Conde de Paunchley festejó un combate de justas, insistiendo en que todos y cada uno de los nobles de los aledaños debían venir a animarlo en el campeonato y que “ninguna disculpa sería admisible” para perderse el acontecimiento. Mas el joven Edmund Gaddlegate se cayó de un árbol ese día y se rompió la pierna, y su madre lo acostó. El conde no deseaba que absolutamente nadie se quedase en casa, con lo que arrastró a Edmund y a su madre al castillo, y afirmó que la madre debía mirar mientras que su hijo estaba atado a un caballo y obligado a competir en la justa.

Los otros caballeros abandonaron el campeonato “con desazón” por la idea de enfrentarse a un pequeño pequeño herido, con lo que el Conde prometió que mismo atacaría a Edmund. Mas una hechicera entre la multitud llamada Hannah Cockleford tenía otras ideas: harta del desalmado conde, lanzó un encantamiento de escudo exageradamente fuerte entre Edmund y el conde, que fue “aplastado en su armadura” cuando el encantamiento de escudo lo golpeó cara atrás y su caballo cayó sobre él. El conde de Paunchley no murió, mas cuando llegó, tenía la sensación de que era un burro llamado Cirilo el Peludo.

Harry Potter aprendió este hechizo en su cuarto año, en preparación para la tercera labor del Campeonato Triwizard. Harry asimismo enseñó este encantamiento al Ejército de Dumbledore a lo largo del año escolar mil novecientos noventa y cinco-mil novecientos noventa y seis, a fin de que los miembros pudiesen resguardarse cuando llegase el instante. Este fue asimismo el tema de una pregunta de la Teoría de los Encantos O bien.W.L. en 1996.

Este hechizo fue utilizado a menudo a lo largo de la Segunda Guerra Mágica, la Batalla del Departamento de Misterios, la Batalla de la Torre Astronómica, la Reyerta de la Mansión Malfoy, la Batalla de Hogwarts, como en otras muchas ocasiones.

A lo largo de la Catástrofe que ocurrió en la década de dos mil diez, los miembros voluntarios de la Fuerza de Labores del Estatuto del Secreto usaron con cierta frecuencia este encantamiento protector cuando duelen a los contrincantes en las Fortalezas o bien cuando luchan contra criaturas mágicas violentas en sus misiones para vencer a los Confusos y liberar a los Esenciales.

Etimologia

Del latín protego, “Yo cubro” o “Yo protejo”.

Protego
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Si continuas utilizando este sitio, consideramos que estás de acuerdo con esto. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar